Ga-gà

¿Hay motivo para reirse?

Sinopsis

La risa se compone de movimientos convulsivos del diagragma y explosión ruidosa del aire de los pulmones, con vocalización articulada y espasmos faciales.

Con la risa los músculos del tórax u abdomen se relajan y contraen a gran velocidad y se ponen en funcionamiento un total de 400 músculos. Ojos, nariz, y boca se lubrican. Se sacude el vientre, vibra el hígado, se estimula el bazo, se libera adrenalina y el cuerpo segrega mediadores químicos como la serotonina o las endorfinas.

Cierto día y ya de noche, unos seres especiales por defectuosos, se encontraron y fundaron Ga-gà, un lugar dónde vivir, un espacio dónde mostrar lo mejor de su arte.

Lou, Nunó, Mirandolina, Marguit y Marguet tienen una obsesión, la risa. La risa como oxigeno, la risa como alimento. Todos ellos necesitan de la risa para poder vivir… pero, ¿hay motivo para reirse?

Ficha Artística

Creación: Marta Carrasco
Intérpretes: Marta Carrasco, Carme González, Xavi Sáez, Cristina Sirvent, Cristóbal Suárez
Ayudante de dirección y textos: Tays Sampablo
Iluminación: Ignasi Camprodón
Montaje musical: José Antonio Gutiérrez

Prensa

El cabaret alucinado de la doctora Carrasco

Marta Carrasco se doctora cum laude con Ga-gà, un peculiar cabaret cuya estructura dramática se ajusta perfectamente a esa técnica de sucesión de cuadros vivos de gran plasticidad que Carrasco utilizaba y utiliza. Los personjes de Ga-gà son imperfectos, extraños seres de un cabaret alucinado al que uno no se puede acercar con la razón ni el entendimiento. Ga-gá es un proceso de sugesitón casi perfecto que exige una actitud abierta al espectador en la medida que llega desde el inconsciente de la creadora y se dirige al del espectador.

 

Santiago Fondevila

Periodista, La Vanguardia, 16/06/2005

Farándula de excelencia

Marguit, Marguet, Lou, Mirandolina y Nunó son personajes de carne y hueso, próximos a todos nosotros, muy cercanos a todas nuestras debilidades y carencias. Nunó, el conductor del espectáculo, el presentador y maestro de esta maravillosa ceremonia escénica, no hace más que reir, con su mueca forzada, con sus constantes interpelaciones al público, en un gesto tragicómico preádo de desesperanza, pero a ratos enternecedor: dona’m la mà, la mà… mamà…

En un incesante correr y descorrer cortinas, hace aparecer al resto de personajes que engullen a quien se acerque a ellos, que se comen sus narices, que se retuercen, crecen y decrecen, cuya alimentación llega asistida por un gota a fota espeluznante. La aparición de la más poética de las vaginas, un organismo lleno de vida e intenciones, clítoris incluido, resulta apabullante. El trabajo coloca la trayectoria de Marta Carrasco a un nivel de excelencia difícilmente superable.

Rosali Ayuso

Periodista, El Mundo, 17/06/2005

Un magnífico y emocionante espectáculo

Ga-gà es un magnífico montaje intimista, impregnado de humor y emoción. Ga-gà no es un espectáculo de danza. Tampoco danza-teatro. A lo mejor podríamos hablar de teatro de movimiento o de gesto, o teatro de los sentidos.

Carrasco arranca con Jacques Brel y nos sitúa en la metáfora de una vieja barraca de feria en la cual varios seres físicamente imperfectos exhiben, con una cruel inocencia, sus defectos. De esta fealdad parte Carrasco para iluminar una alegre tristeza y presentarnos la risa como elemento liberarodr.

Carrasco save detener el ritmo y llegarnos al corazón. Se trata de momentos de brutal emoción, cada vez más presentes a medida que la obra avanza. Una función mimada y con rigor. Se trata de un espectáculo para almas sensibles.

Gonzalo Pérez d'Olaguer

Periodista, El Periódico, 18/06/2005

Ponte en contacto

4 + 12 =

Share This