Eterno? Això si que no!

Lili es una perra, porque perra se nace, no se hace.

Sinopsis

“Lo que irrita en la desesperación es su legitimidad, su evidencia, su documentación, puro reportaje. Considérese, por el contrario, la esperanza, su generosidad en el error, su manía de fantasear, su rechazo del acontecimiento: una aberración, una ficción. Y es en esa aberración en lo que consiste la vida y de esa ficción de lo que se alimenta.”
Emil Cioran, el circo de la soledad.

“Soy un hombre ridículo. Ahora dicen que estoy loco. Eso supondría un ascenso de categoría, si no fuera por el hecho de que me siguen considerando tan ridículo como siempre. Pero ya no me enfado. Ahora todos me resultan simpáticos. Por alguna extraña razón me resultan particularmente entrañables, porqué no saben la verdad; yo sí, la sé.”
Fiódor Dostoyevski, El sueño de un hombre ridículo.

Ficha Artística

Creación: Marta Carrasco
Colaboración en la dirección: Fernando Bernués
Textos de: Dostoyevski y E. Cioran
Intérpretes: Marta Carrasco, Fuensanta Morales, Ricardo Moya, Xavi Sáez

Una producción de:
Pep Bou Produccions
Festival Internacional de Teatre
Temporada Alta 2003
Festival de Otoó de Madrid.

Premio del público de El País al “Mejor espectáculo de danza” (2003)

Prensa

Locura estructurada

Sin pestañear y elevado en su butaca se quedó el público ante Eterno? Això sí que no!, el desbordante e imaginativo espectáculo de la bailarina y coreógrafa Marta Carrasco.  Marta Carrasco es una mujer bella e inteligente, dos cualidades que se convierten en cebo de sus montajes. Unos montajes obsesivos y magníficamente desarrollados e interpretados que nadan entre las sinuosas aguas que separan el teatro y la danza. Eterno? Això sí que no! es una pieza de gran belleza estética y de una gran densidad argumental. Su recreación, ante la imposibilidad del ser humano de alcanzar eternidad, se inserta en clave de humor, pero laten, como el montaje anterior, los recuerdos de la niñez, la maternidad y la soledad.

Ante el montaje de la Carrascouna locura matemáticamente estructurada, uno debe dejarse abandonar.

Carmen del Val

Periodista, El País, 05/10/2004

Tristísimamente encantados

Marta Carrasco inicia su residencia en el Teatro Nacional de Catalunya con un espectáculo que parece haber tocado a fondo las posibilidades expresivas de su imaginario. Decimos parece, puesto que creemos imposible ir más allá, conseguir ser más creíbles, recrear más el desgarro interior o la incapacidad para tolerar la crudeza de la vida, que lo que nos brindarom esos cinco personajes.
A la compañía de Marta Carrasco no se le puede pedir más; el mérito de la dirección es innegable: los cambios de registros emocionales, tan y tan rápidos, tan veraces, son una insuperable lección sentimental y por eso mismo, salimos del Nacional tristísimamente encantados.

Rosali Ayuso

Periodista, El Mundo, 07/10/2004

Los retablos infantiles de Carrasco

A los espectáculos de Marta Carrasco cada vez le sientan peor las definiciones. La coreógrafa trabaja con un imaginario que abarca tanto lo onírico como lo mneomotécnico y juega con todos los elementos que pueden utilizarse sobre un escenario.

Eterno? Això sí que no! Está construido como una sucesión de tableaux confeccionados con la palabra, el gesto, la luz y la música en un espacio escénico neutro, cerrado por un muro cortina de radiografías. Marta Carrasco quiere seducir al espectador, atraparlo en sus juegos, y para ello conoce todos los lenguajes escénicos sin preeminencia de uno sobre los demás.

Santiago Fondevila

Periodista, La Vanguardia, 05/10/2004

Ponte en contacto

14 + 6 =

Share This